Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

martes, 22 de mayo de 2018

¡Atacado por la centrifugadora!



CENTRÍFUGOS.

¡Voy de cráneo por la vida!

Soy, como creo que no se puede ser de otro modo, partidario de la política como representación.

Es decir que en la colectividad de una comunidad, estado, región o ciudad, estoy en contra de la intervención directa de los individuos, porque se imponen los más osados en beneficio propio.

Y estoy a favor de la representación. Es decir que unos se ofrecen a representar los intereses de los ciudadanos. Y esos representantes se comprometen a defender los intereses de sus representados en el gobierno o en la oposición.

El problema, insoluble, es que este sistema representativo es "futurible" porque se basa en promesas de cara al futuro.

¿Y cómo evitar esa futurabilidad?

Es imposible, por eso digo que es un problema insoluble.

Y aquí viene el problema. Mi problema:

Que soy centrista. Que me gusta el centro. Un centro-izquierda. Porque no existe el centro-centro. Puede haber centro-izquierda y centro-derecha, pero no centro-centro.

El centro izquierda no es la izquierda, como el NO no es el N, porque si uno busca un lugar que está al NO y camina hacia el N ¡no lo va a encontrar! Tendrá que ir al NO.

Como soy más centrista que izquierdista me conformaría con que me representara centro-derecha...pero el problema está en que en el centro no hay representantes ¡Porque nuestro sistema político es centrífugo!

En su momento el PSOE de Felipe González se declaró centrípeto. Renunciando a sus esencias marxistas. Pero el PSOE de Pedro Sánchez se ha declarado centrífugo siguiendo las huellas de PODEMOS de Pablo Manuel Iglesias ¿Y a dónde conduce eso? ¡A Galapagar!

Me hubiera conformado con un centro-derecha (porque centro-derecha no es derecha) ¡Pero CIUDADANOS también es centrífugo! Ribera se ha lanzado al asalto del PP. Ha empuñado el mástil de la bandera nacional ¡Y allá voy!

Y ¿ahora qué hago yo?

Antes había un partido donde podría refugiarme, se llamaba LAS PANTERAS GRISES ¡pero ya no existe!

Y aquí me tenéis ¡Naufrago en el centro!



martes, 8 de mayo de 2018

Hombres, no machos.


ASIMÉTRICA SEXUALIDAD.

Aparentemente un hombre, cualquier hombre, está dispuesto a copular con cualquier mujer, siempre que "esté buena". Y que "estén buenas" hay una infinidad.

Mientras que las mujeres, cualquier mujer,  anda evitando ¡como sea! ser víctima de esa obsesión copulativa de los hombres. Y hombres con esa obsesión hay una infinidad.

Es evidente que hay una asimetría entre las conductas de hombres y mujeres.

A muchos hombres eso les parece lo más natural del mundo. Y a muchas mujeres eso les parece lo más aberrante del mundo. Y a mí, que soy hombre, también me parece totalmente aberrante, Y como yo, supongo, habrá muchos hombres a los que también les parezca aberrante. Porque:

Que una mujer resulte sexualmente estimulante a hombres es un hecho, que a mí me parece bien. Y en esto no creo que exista asimetría. Porque, supongo, que habrá hombres sexualmente estimulantes para muchas mujeres.

Esa tendencia masculina a copular con cualquier mujer de buen ver seguramente es muy "natural". El macho dispuesto a satisfacer su apetito supongo que sea una tendencia más o menos irreprimible.

Como será natural la tendencia de las mujeres a evitar quedar embarazada por cualquier hombre y por ello tiende a resistirse. Por eso y porque no les guta que la avasallen.

Pero claro, la humanidad no se reduce al imperio de los instintos irreprimibles ¡Es otra cosa!

Se caracteriza, entre otras cosas, por no atropellar la voluntad de otros humanos.

Y los seres humanos son hombres y mujeres.

Con un montón de intereses comunes. Y algunos intereses propios de los hombres y otros propios de las mujeres.

Y el objetivo de preservar los intereses debe ser general, tanto de los intereses universales como de los particulares.

Y ¿cómo se logra eso?

Básicamente con educación.

Y además con leyes ad hoc.

Bien entendido que con solo leyes no se puede lograr ese objetivo.

O dicho de otro modo: ¡Hay demasiados gilipollas sueltos como para que eso se arregle tan solo legalmente!