Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

domingo, 28 de mayo de 2017

La reiterativa realidad.

TAN SOLO SE VIVE UN DÍA.

Dicen que las moscas del vinagre tan solo viven un día.

Si se pone uno en su lugar ¡le da el telele! ¡Un solo día! Qué horror!¡Qué espanto!


Pero si se piensa bien, uno vive un día, pero muchas veces. Aunque un solo día cada vez.

Pero claro, son tantas veces que se pierde la cuenta. Y se agrupan en conjuntos de 365, a los que llamamos años. Y uno de cada cuatro tiene un día más. Los días son como cuentas de un collar y los años como collares. Y como no son tantos los collares que se pueden formar, es más fácil llevar la cuenta.

¡Pero eso no es así! Porque nadie puede llevar cuenta de su vida anual ¿Qué hice, o qué pude hacer, hace 25 años? ¡Y yo qué sé! Pero sé qué hice, o qué pude hacer, a las 11 de la mañana de cualquiera de los días vividos. Mirar el reloj, como veremos.

¿Qué hago yo, por ejemplo, cada uno de los días vividos y, probablemente, de los que viviré?

Levantarme a la 8 de la mañana. Porque si, por ejemplo, me despierto a la 7 me quedaré achantado en la cama hasta las 8. Ir al baño, hacer mi verónica diaria, que consiste en abrir el grifo del agua caliente, mojarme los ojos y pegar sobre ellos un trozo doblado de papel higiénico, que desprenderé súbitamente con lo que me libraré de las legañas formadas durante la noche. Que es una práctica higiénica de mi invención que me parece muy recomendable.Luego iré a desayunar y después volveré al cuarto de baño a completar mi higiene diaria y afeitarme. Con lo que me siento a punto de acometer mis faenas cotidianas. Que antes estaban pautadas por mi viva laboral y hoy por mi vida post-laboral, como pintor libérrimo, y la interminables tareas en el jardín y otras labores de mantenimiento. A las 11, más o menos, miro el reloj ¡No sé para qué, porque siempre son las 11! Sigo lo que trajera entre manos y a las 12 y pico hago mi segunda ingesta, que es como la repetición del desayuno. Sigo con lo mío y en torno a la 3 almuerzo, veo el telepeñazo y saber y ganar y vuelta al tajo o lo que sea. A la 7 la 4ª ingesta. Sigo con lo que trajera entre manos y. a las 10 y pico cenamos, tele, recogida de la cacharrería y a las 12 a la piltra.

Esa es mi vida: "nazco" a las 8 de la mañana, "muero" a media noche, y mañana "si procede" una nueva vida.

Es mi vida ¡y la de todo el mundo! Si no es como la de la mosca del vinagre ¡que venga dios y lo vea!

Llevo vividas más de 28.000 vidas diarias. Y aun me quedarán muchas, espero. No tantas ¡pero qué más da! Y cuando no me queden no estaré para lamentarlo...

Me diréis: ¡Que fantasía la tuya!

Pues no, fantasía la de los que cuentan años. Pensando que tienen los que ya no tienen, porque han pasado, y angustiados al pensar que le quedan menos. O sea, pocos.

Panta Rhei ¡no hay más!


domingo, 14 de mayo de 2017

Entretelas.


TOMASSO IL GAMBERRO.

Hace unos 55 años le pinté a mi amigo J L 10 un retrato, que volví a ver hace, más o menos, una década.

Tendríamos, el modelo y el pintor, poco más de 20 años. Era verano y el cuadro fue discurriendo en casa de mi amigo, creo que en un chalet de protección oficial en el barrio del Matadero de Huelva.

Mientras mi amigo posaba y yo pintaba tomábamos berdigones abiertos al vapor y vino del Condado (los berdigones son los berberechos) y además de pintar, posar, comer y beber, charlábamos, de lo divino y de lo humano.

Lucía el modelo una amplia frente, quizás demasiado extensa para su edad y vestía una camisa blanca.

Me dijo: ¿Por qué no me pones una Cruz de Malta?

¿Por qué no? Esencial en la pintura es "pintar como querer", de modo que le pinté sobre la blanca camisa una roja Cruz de Malta, que es como la de las farmacias.

Como digo hablábamos de todo. Y un tema de nuestra conversación fue ese asunto misterioso de los rayos X aplicados a la pintura, que permiten ver lo que está pintado y oculto por repintados posteriores. De modo que se me ocurrió escribir una inscripción, que luego tapé con pintura, como un guiño a la posteridad.

Lo que escribí y luego oculté fue lo siguiente:

"Maricón el que lo lea"

A pesar de que mi amigo es un prestigioso científico no tenía rayos X en casa cuando vi el cuadro más recientemente, como dije, por lo que no pude comprobar si persistía el mensaje oculto, pero el retrato estaba como lo recordaba con su Cruz de Malta.


Cuando pinté la inscripción me dijo mi amigo: "Si llegan a mirar con rayos X el cuadro dentro de algunos siglos pasarás a la posteridad como "Tomasso il gamberro"


viernes, 28 de abril de 2017

La sagrada urna.

MÁS DEMOCRÁTICO.

No caben grados en la democracia. Ergo no se puede ser ni más democrático ni menos democrático.

Se es democrático si se procede con arreglo a un sistema democrático. Y no se es democrático si no se procede con arreglo a un sistema democrático.

Y un sistema es democrático cuando se ha adoptado libremente por la mayoría de los ciudadanos de una comunidad según un método que garantice la voluntad mayoritaria.

Votar oportunistamente no es más democrático. Simplemente no es democrático. Es demagógico. Que es distinto.

Los sistemas asamblearios que afectan a personas que no están presentes en la asamblea no son democráticos. Como no son democráticas las votaciones que no se ajustan a un sistema democrático. Las votaciones por sí mismas no legitiman las decisiones. Las legitiman si pertenecen a un sistema democrático con los condicionantes antes descritos.

Es que continuamente nos la quieren meter doblada con votaciones ad hoc los que apelan al sentimiento democrático. Que son hábiles, o no tan hábiles, manipuladores.


No puede dejarse uno llevar por sofismas, sentimientos o impresiones momentáneas. Porque o hay garantías legales o te la dan con queso. El derecho natural a votar cualquier cosa, en cualquier circunstancia e imponer inexorablemente el resultado de tal votación es un sofisma inadmisible y responde a un dogmatismo totalmente tranfullero.


viernes, 21 de abril de 2017

Aprender.


EN CONTRA DE LA EDUCACIÓN FORMAL.
.
He vivido de ser profesor de dibujo. Primero en instituto y luego en la facultad de Bellas Artes hasta mi jubilación. Y sigo viviendo de ello como pensionista. No obstante estoy en contra de la educación en centros docentes.

En más de 40 años de docencia jamás he educado a nadie, y he dado clase a cientos de alumnos, y, salvo excepciones, jamás me han educado a mí mis profesores y he tenido muchos.

A mí me educaron en mi casa, que es donde hay que educar. Y como no le eduquen a uno en casa ¡mala burra hemos comprado! Digo, como muchos compañeros profesores: "Aquí se viene educado". Y conozco muchos casos desastrosos de gente educada en el colegio y no en su casa.

Me han educado mis padres, y nadie más. Salvo unos años en un prestigioso colegio, pero, creo que con poco efecto.

Mi formación se ha ido configurando en la enseñanza primaria, en el instituto, y en la Escuela de Bellas Artes principalmente.

Y ¿qué hacías? me diréis.

Aprender.

En el colegio, en el  Instituto, no con el debido celo por mi parte, no obstante aprendí muchísimo, y en Bellas Artes,

Entiendo que los centros docentes están para formarlo a uno. Y la formación se adquiere aprendiendo cosas: lengua, matemáticas, ciencias, etc. Y para poder aprender todo eso tiene uno que aprender a organizarse: su tiempo, sus recursos etc., acometer tareas: plantearlas, desarrollarlas y concluirlas. En un instituto aprende uno mucho más de lo que teóricamente aprende, porque no hay una asignatura de organización, no obstante aprende uno a organizarse, por imitación o por lo que sea.

Estoy en contra de la "educación formal" porque, si se fija uno bien, tal educación consiste en un entrenamiento para mandar o para obedecer. Para configurarse como patricio o como plebeyo. Y, francamente, no me gusta ni lo uno ni lo otro.

En los centros docentes que conozco desde dentro no se educa a nadie, pero, verdadera y misteriosamente la gente resulta educada.

¿Cómo?

Como resulta que se redondean los cantos rodados. Por el roce entre ellos impulsados por la corriente.

¡Paradojas de la vida!





domingo, 16 de abril de 2017

Miopía.

E. U. DE A DEL N, DEL C. Y DEL S.

Se dice que los países americanos de habla hispana se independizaron de España ¡pero no es eso exactamente! Veamos:

Brasil se independizó de Portugal, pero los países de habla hispana no eran tales países cuando pertenecían a la Corona Española. Sino que según se iban independizando esos territorios se fueron constituyendo en países, o en países separados ¡que es otra cosa!

Eso no fue una independencia ¡fue una desbandada!

Independencia hubiera sido que cada Virreinato hubiera formado un gobierno independiente del de España. Y mejor aún que todos los antiguos virreinatos se hubieran reunido en confederación, o en federación, para formar los Estados Unidos de América del Norte, del Centro y del Sur.

No es exacto que por vivir los reyes de España en un caserón madrileño fuera España la metrópolis y América de habla hispana fuera su colonia. Eso fue lo que ocurrió muy tarde, en época de Carlos III y supuso el quebrantamiento de esa unidad política confederal, no colonial.

América llegó a manejarse bastante bien por su cuenta. Por ejemplo la expansión por Filipinas y la Polinesia no fue una empresa trazada y realizada desde España, sino desde el Virreinato de Nueva España, lo que luego sería México. Y la comunicaciones con esos territorios también eran por México.

Porque Las Españas formaban un gran estado confederal y multicentral, gobernados por virreyes y estos sometidos a la autoridad del rey.

Como he adelantado lo que pasó es que ese gran monarca, Carlos III, la cagó completamente. Porque aquel Borbón impuso un estado centralista y verdaderamente colonialista, al colocar por encima de los virreyes sus delegados personales. Y, claro; los virreyes se incomodaron y se fue larvando la sublevación.

En cambio los monarcas de la Casa de Austria vivían y dejaban vivir. Y es que parece que los gabachos no sirven para gestionar imperios, no los consiguen por sí mismos y si se agencian uno, como es el caso que nos ocupa, lo echan a perder, porque matan la gallina de los huevos de oro.

Ya digo, eso no fue una independencia, fue un desmenbramiento. Bolívar se declaró partidario de no desmembrar aquel estado, o por lo menos los virreinatos, y a la vista está que fracasó.

Además de Brasil, quienes se independizaron verdaderamente en América fueron las Trece Colonias de Inglaterra. Y esos territorios se unieron y se extendieron por ese gran territorio de América del Norte, mediante conquistas militares y compras de territorio a las naciones poseedoras de tales territorios. Y, para mayor inri, la independencia de los Estados Unidos de Inglaterra la favoreció el monarca español Carlos III, con lo que la carambola terminó golpeándole en la cabeza.

De no haber habido desbandada hoy en día existirían unos pocos países, grandes y fuertes, de habla hispana, o uno solo, porque la unión hace la fuerza y la desunión la debilidad. Y no pasaría lo que pasa ahora, que estos queridos hermanos andan como puta por rastrojo y chuleados por los gringos.


¿O no?


viernes, 14 de abril de 2017

Más allá de la lógica.

LA BASE INCIERTA.

Hace unos días hablaba con un amigo nuevo de lo divino y de lo humano. Y comentaba yo que la religión que conozco bien se basa en aseveraciones totalmente increíbles. Y no obstante los fieles se las creen. Y de las que conozco menos ¡Pues parece que igual! Salvo el taoísmo que habla del Cielo como el plan perfecto según está trazado el Mundo, que es manifiestamente imperfecto. Que no tiene por que ser así obligatoriamente, pero resulta menos difícil de tragar.

Ponía yo como ejemplo de doctrina increíble la resurrección de los muertos ¡Quién puede creerse eso! A nada que se detenga uno a pensar en ello resulta increíble: Si resucitaran los millones y millones de fallecidos ¿dónde se van a meter? ¡no cabrían en todo el mundo!

Mi interlocutor, que es creyente, trató de rebajar la tensión. Argumentando la conveniencia de creer en principios elevados que faciliten la convivencia...

No estaba yo en ese momento por extraer corolarios disolventes, sino tan solo por enjuiciar tal paradoja.

Y le comenté cual es mi sospecha:

La lengua utiliza "signos inmotivados", es decir signo que no tienen relación con los referentes designados. Por ejemplo el signo correspondiente a una mesa no tiene forma de mesa, sino la sucesión de cuatro letras: M, E, S, A.

Y al ser inmotivado no es opinable, no es discutible, no es perfectible. Y al no ser discutible no se discute, ni se modifica. Por lo tanto es DURADERO. Y en la lengua la durabilidad es esencial.

Mi sospecha es que con la religión pasa lo mismo. Al tener una base irracional no se razona, no se cuestiona, y por ello no se modifica durante mucho tiempo. Con lo que se preserva la durabilidad.

Mi amigo dijo: "Nunca había oído eso".

Pero de lo que no habíamos hablado es de que sobre esa base irracional se ha desarrollado en el Escolasticismo una lógica riquísima. Con la que se ha pretendido explicar lo inexplicable. Y, no obstante, ese núcleo irracional ha permanecido incólume.

¿Trabajo inútil?

No. Porque se ha perfilado una lógica muy útil para otros asuntos. Por ejemplo: Linneo pudo clasificar tan racionalmente las especie vivas gracias a su formación religiosa. Porque había sido fraile antes que cocinero.




lunes, 10 de abril de 2017

La perversísima trinidad.


EL TERCER SEXO.

No hay solo dos sexos, hay tres: hombre, mujer y hermafrodita.

Como no hay solo dos géneros, sino tres: masculino, femenino y neutro.

Pero parece que tenemos fijación con el dos. De modo que en materia de sexos hay hombres y mujeres, entre los hombres algunos son afeminados y entre las mujeres las hay machotas. Pero hombres y mujeres, al fin y al cabo.

Para los hombres afeminados el paradigma es ser mujer, y algunos logran un gran parecido y se declaran por fin mujeres. Y entre las mujeres masculinizadas lo mismo.

Y yo me pregunto ¿por qué no se le da carta de naturaleza al hermafroditismo?

Creo recordar que la famosa presentadora de televisión Anne Igartiburu se declaró alguna vez hermafrodita, pero se tiene por mujer.

En cuanto a los géneros la confusión es aún mayor, si cabe. Porque en la lengua española el género neutro está soterrado bajo la forma masculina. De modo que el artículo neutro "lo" apenas si se usa. Y en cualquier caso es "lo", no "la" ni algo distinto de lo y de la. Y es que el género verdaderamente neutro es el "género no marcado" que tiene la misma forma que el masculino. De modo que si se habla de alumnado, por ejemplo, se dice "los alumnos de esta clase" y con ello se alude tanto chicos como a chicas. Y si se quiere distinguir a las chicas solo, se dice "las alumnas de esta clase" empleando un "género marcado". Lo malo es cuando se quiere distinguir a los varones ¡que no hay modo!. Porque no hay género marcado para varones. Ahí hay una veta victimista, a la que ningún varón acude ¡porque es muy complicado de explicar!

Me dice mi amigo Felipe Martínez, que es muy de fiar, que cuando se topan con un recién nacido con atributos sexuales masculinos y femeninos el dilema lo resuelve el cirujano siguiendo la indicación de los padres ¡mal hecho! Aunque seguramente obren con la mejor de las intenciones, pero ya se sabe: "de buenas intenciones está empedrado el infierno".

Parece que importa mucho el sexo de la gente, es lo primero que figura en la filiación. Pero no es algo indudable ¡Pues estaría clarísimo si no se guardaran con tanto celo los atributos! Tendría que estar al descubierto la zona de la bragueta ¡Pero no! A ver si les va a parecer que la tengo muy corta dirían unos. O demasiado grande, dirían otras...

Se recurre a rasgos secundarios, que son de más equívocos. Y sobre todo se recurre a la ropa, al pelado y al maquillaje ¡Y allí es donde se puede dar gato por liebre y liebre por gato con la mayor facilidad.

Yo no digo que la cosa esté mal, ni que esté bien. Lo que digo es que si hay tres ¡por qué empeñarse en que solo hay dos!