Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

jueves, 19 de abril de 2018

¡Vivan las tías!


LAS MUJERES Y EL POP ART.

¿Cuál es la gracia del POP ART y del DADAÍSMO en general?

Pues me parece que colocar en un podio artístico algo que no se tiene por artístico pero que lo es.

Por ejemplo: los anuncios de Coca Cola no se consideraban obras de arte, sino meramente anuncios, y cuando Andy Warhol afirmó que eran obras de arte la gente cayó en la cuenta se reconocieron como tales.

¿Por qué?

Porque tienen un poderío artístico, que si no lo llegan a tener ni Andy Warhol ni San Pedro bendito hubieran podido "sacralizar" esas imágenes.

Poderío que también tienen las latas de sopas Campbell's y las cajas de Brillo del mismo autor.

Y el mobiliario sanitario de los cuartos de baño, o los teléfonos de fichas, o las hamburguesas, las tartas y las porciones de pastel y otras cosas cotidianas en las que Oldemburg , o Wessselmann, o Jim Dine, o Jasper Johns, se han basado para producir sus obras. O las viñetas que han inspirado a Roy Lichtenstein ¡Si los dibujos de los tebeos son frecuentemente verdaderamente maravillosos! ¿Por qué se reconoce el valor estético de los dibujos de los pintores y los de los dibujantes de "comic" no?

El talento está donde está, no donde se dice que está.

Por eso a mí no me sorprende nada el talento desplegado por muchas mujeres ¡Pues claro!

Y lo que pasa con ellas es parecido a lo que pasa con el POP ART. Si no se les ha reconocido el talento es porque no se les ha querido reconocer ¡no porque no lo tengan!

¿Que un tío por ser tío va a ser más listo que cualquier tía? ¡Pues no!

Tampoco hay que irse al otro extremo, que alguien por ser tío va a ser gilipollas.

¡La verdad es que no sé para qué digo nada! ¿Para qué voy a decir que a mí la gente con talento "me pone"?

Como me ponen los estúpidos...¡de los nervios!




sábado, 14 de abril de 2018

Politiquismos.



EL SIRVIENTE DE LOSEY.

Soy de los que creen que la democracia es representativa. Porque la "directa", o sea la asamblearia, es un timo.

Pero la democracia representativa tiene los tobillos de cristal, porque depende de la lealtad de los representantes. Y esa lealtad se puede quebrar por varias circunstancias. Una de ellas cuando los representantes llegan a la convicción de que la representación es un bien en sí mismo. Que los partidos políticos son la realidad y la ciudadanía simplemente tiene la llave de la despensa, y hay que trajinarla para llevarse, como sea, el gato al agua. De modo que los miembros de la clase política maniobran dentro de sus partidos para alcanzar el poder dentro de sus grupos en un forcejeo cainista. En la confianza de que al final podrán manipular la voluntad del pueblo soberano para conseguir, o continuar consiguiendo, el maná del Estado.

Y vemos a diario como se dividen partidos en grupos antagónicos que desconfían unos de otros, acaparando el poder para sus partidarios y escamoteándoselo a los otros, como es el caso del PSOE dividido entre los seguidores de Pedro Sánchez y los de Susana Díaz, o del PP entre partidarios y detractores de Cristina Cifuentes, o de PODEMOS entre los partidarios de Iglesias y los de de Errejón.

Y hay que reconocer que en CIUDADANOS tal fenómeno no se ha producido. Y, le guste o no le guste a uno ese partido, es algo que obrará sin duda en su favor.

Cuando se pelean dentro de los partidos parece que olvidan de que la voluntad que hay que ganar no es la de la militancia, sino la del electorado y que el prestigio del partido se erosiona gravemente ante los ojos del electorado por esas luchas intestinas.

Y la gente va llegando a la conclusión de que los servidores públicos no son tales, sino que se sirven del público, para realizarse personalmente y para enriquecerse a costa de los administrados.

Y esos ventajismos se disfrazan de ideologías. Y se tergiversa la realidad y se enturbia todo en la esperanza de que a rio revuelto tengan ventaja los pescadores.

O sea que se corre el riesgo de que los "servidores públicos" sean como El Sirviente de Losey que esquilma a quien lo emplea.




jueves, 12 de abril de 2018

Rivalidades.


COSAS QUE NO ALCANZO A COMPRENDER.

Pues eso, que hay cosas que no alcanzo a comprender. Como que uno sea partidario incondicional de un equipo de futbol. Que quiera a toda costa que gane su equipo. Así, apriorísticamente, desinteresadamente.

Comentaba esto con un amigo partidario de un equipo. Y me decía irónicamente: Quieres que gane el mejor.

O el peor, o el que se las ingenie para ganar ¡no sé!

En torno a esto hay dos o tres de cosas anejas que me parecen muy interesantes.

Una es que tampoco entiendo que se ponga todo el énfasis en ganar.

Porque se gana y se pierde al final, cuando se deja de jugar. Y para mí lo importante es jugar, no es ganar. Y cuando se gana o se pierde se deja de jugar. Por lo que se deja de hacer lo que verdaderamente importa, jugar.

Ganar o perder no tiene que ver tanto con jugar como con competir ¡que es otra cosa!

A mí me gusta competir. No continuamente, dos o tres veces en la vida, y no por deporte, sino con otro fin.

He competido haciendo oposiciones. Varias veces, hasta que lo conseguí, a cátedra de instituto. y un par de ellas a titularidad de universidad.

Realmente se compite uno contra todos y todos contra uno. Y si es posible caballerosamente. Excluyendo o sorteando las trampas. Y cuando lo hecho ha sido con gusto.

Llega el final de la oposición ¡y menos mal! pero no se termina el juego. Sino que entonces es cuando se empieza verdaderamente. Sin competir, pero "jugándosela " cada día que se da clase. Porque vérselas con 60 alumnos ¡tiene su miga! Hay gente que no lo puede soportar. A mí siempre me ha gustado.

Otra cosa llamativa que conlleva el juego donde se gana o se pierde es que se pone en evidencia lo falsa que es la OBJETIVIDAD y lo auténtica que es la SUBJETIVIDAD.

Ante un mismo hecho, el resultado final de un partido, de reinar la objetividad, todos los espectadores deberían tener la misma convicción, que dadas las circunstancias concurridas todos contentos o todos disgustados o ni una cosa ni la ora ¡Pues no! los partidarios del equipo ganador ¡exultantes! y los del perdedor cabreadísimos. O sea, que reina la subjetividad.

Otra cosa igualmente llamativa es que ganar es poco elegante y excitarse por haber ganado menos todavía. Y tan feo es no saber ganar como no saber perder. Ya he dicho alguna vez que me parece horrible el disgusto de los que pierden una final ¡si han ganado la medalla de plata! Una vez Cañizares tiró al suelo la medalla de subcampeón que había logrado. En cambio me encanta cuando veo tan contentos a los que en una olimpiada han conseguido un tercer, cuarto o quinto puesto si por ello batido su propio récord.

Cuando yo era un niño era partidario incondicional del Recreativo de Huelva, y del Litri, adversario local de Posada. Lo veo normal para un niño.

Pero para un adulto...Vamos, ya digo ¡es algo que no alcanzo a comprender!





sábado, 7 de abril de 2018

Prótesis móvil.


EL SUPERESPEJO.

El teléfono móvil, o simplemente el móvil, o el celular, que dicen otros hablantes de español, es, entre otras cosas, una especie de hiperespejo. La hiperimágen de uno mismo o del mundo desde uno mismo.

El espejo le enseña a uno su propia cara ¡imagen vedada para uno mismo! Porque uno puede ver a los demás estupendamente. De frente, de perfil, de medio perfil, por detrás, desde arriba, dese abajo ¡qué sé yo! Pero uno mismo se ve muy mal. Desde el pecho o desde los hombros ¡y mal! Y de la espalda ¡nada! Me quedé sorprendido una vez que vi una raya en un acuario al caer en la cuenta de que no pueden verse la boca, porque los ojos los tienen por encima del plano de su cuerpo y la boca por debajo ¡Pues nosotros tampoco podemos vernos la boca! Vemos la imagen de la boca en un espejo. Lo cual es una visión indirecta de nuestra boca ¡no es una visión directa! Y el cogote ¡ni con un espejo! sino con un complicado juego de espejos que a lo mejor no ha visto uno nunca.

Con un móvil se hace uno un selfie, mejor aún que un espejo. Y si además se vale uno de un espejo ¡puede verse uno toda la espalda y regiones inferiores a la misma.

También puede uno grabar su propia voz y "oirse". Porque generalmente uno no se oye a sí mismo como lo oyen los demás. Porque si uno no tiene costumbre de oírse a sí mismo, si es que se oye circunstancialmente se sorprende, porque tiene un sonido muy distinto de lo que esperaba. Como es distinta la pinta que uno tiene de la que se imagina a partir de la imagen que ha visto en el espejo.

Pero claro, un "móvil" es mucho más que un teléfono (sonidos a distancia) totalmente portátil. Es también un telégrafo (imágenes a distancia) y una cámara fotográfica, y de vídeo ¡Qué voy a decir que todo el mundo no sepa!

No me extraña que no ande todo el mundo con su "móvil" como Mateo con su guitarra! Porque además es biblioteca, y enciclopedia, radio y televisión. Y además, terminal de redes sociales. Que no es una terminal "pasiva" como la radio o la tele, sino "activa", porque es receptor y emisor.

Claro que un "movil" es mucho más que ese rectángulo que se mete en el bolsillo. Eso no es más, ni menos, que receptor-transmisor de radio conectado a una voluminosa maquinaria a través de la "nube" en la que se puede "colgar" toda clase de información. A la que podemos acceder NOSOTROS pero a la que también pueden acceder OTROS.

El "móvil" a través de su GPS nos ayuda a ir a sitios ¡y nos tiene permanentemente localizados! No es raro que nos diga, como "me dijo" una vez el mío: Estás en el tanatorio de la Paz ¿quieres informar de ello a tus amigo? ¡Hombre!

O sea que es un GRAN HERMANO que ¡tela marinera!

Verdaderamente se va convirtiendo en una prótesis. Que de momento no está implantada. Es como una dentadura postiza que se mete por la noche en un vaso con agua. Pero que indirectamente incide en las más profundas entretelas de nuestro ser a través de mensajes, orales gráficos e icónicos. Que llegan como sonidos del lenguajes, o ambientales o textos escritos o imágenes directas o indirectas. Pero que cada uno de nosotros transformamos en íntimos impulsos ciegos y sordos. Porque en nuestra intimidad nada se oye ni nada se ve ¡pero hay unos pensamientos sordos y ciegos que campan por sus respetos! Por ejemplo puedo recordar el primer día que fui al colegio y pienso en aquella escena, sin ver nada, sin oír nada ¡pero es como si la estuviera viendo y oyendo lo que entonces vi y oí!

No es difícil imaginar que tuviéramos implantado un "móvil", alimentado con la energía que genera nuestra alimentación, que produjera pensamientos que llegaran a la mente de nuestros corresponsales. Y que corresponsales nuestros hicieran llegar a nuestra mente pensamientos generados por ellos sin que mediaran textos orales o escritos ni tampoco imágenes.

Y todo ello mediante un tremenda maquinaria operando a través de la "nube" manipulada por operarios a las órdenes directas de un Gran Hermano.

O sin que de hecho hubiera tal, resultara que para el caso es como si lo hubiera.





jueves, 22 de marzo de 2018

Teología relojera.


IMPLÍCITA TEOLOGÍA.

Por lo que sé, algunas religiones tienen un solo Dios, como el Judaísmo, otras tienen muchos, como el Hinduismo y otras ninguno, como el Budismo.

Lo que me parece claro es que Dios no es un fenómeno, sino un nóumeno, como lo son, por ejemplo, el tiempo, los paralelos, los meridianos, los polos y el ecuador.

Se suele considerar más reales los fenómenos que los nóumenos ¡Pues no sé hasta qué punto! porque los fenómenos son perecederos y los nóumenos duran muchísimo. Mucho más que los fenómenos.

A mí el tema de la teología me causa mucho respeto, en honor a los fieles de los diversos credos y también porque si se enfadan ¡son temibles!

A mí me va más el misticismo. En el sentido, ya expuesto anteriormente, de contemplar el ser en cuanto a ser de la cosas. Punto en el que todo se parece en cuanto que es: la verdad porque es verdad, y la mentira porque es mentira, la certeza porque es certeza, la duda porque es duda y así sucesivamente.

Hay doctrinas que están en el plano de la religión ¡clara y simplemente! Por ejemplo los cristianos creen que Dios creó el mundo.

¿Está la teoría del Big Bang en el plano de la religión?

Me diréis: ¡Hombre no! está en el de la Ciencia.

Pues ,no sé, no sé...

Me parece que como está en descrédito lo de "doctores tiene la iglesia" se está queriendo defender los mismos dogmas por los doctores de la ciencia, que, por el momento, están más acreditados.

En estos días de luto por la muerte de Stephen Hawking dicen que dijo que no contempla la hipótesis de Dios como necesaria para explicar la existencia del mundo.

Pero no sé que dijera que habría que descartarla necesariamente.

Digamos que mantiene la pelota en el tejado.

No lo critico. Le reconozco el derecho a mantener la pelota donde quisiera. Pero vamos a ver:

La sensación que tengo es que la Teoría del Big Bang, que él, entre otros muchos defendía, es claramente una teoría creacionista. Que viene a poner freno a un materialismo disolvente.

Cuando yo era un niño, que como todos los niños onubenses, y de otros sitios, hacía en primavera los Ejercicios Espirituales jesuíticos. Y aquellos curas, ya mayores, daban muestras de enorme paciencia poniéndose a cantar con los niños:

Din-don
din-don
"El reloj lo hizo el relojero 
y el mundo lo hizo Dios.
Din-don
din-don
No hay reloj sin relojero 
ni mundo sin Creador.
Din-don
din-don

Pero el pensamiento materialista había llegado al extremo de que no se creía que hubiera ni creación, ni creador.

Y en 1927 cura católico Georges Lamaïtre propuso su teoría del Big Bang, con lo que tenemos un momento inicial del Universo.

Ergo ¡hay "reloj"! Y si hay reloj tiene que haber relojero...
.
Aunque aún no se diga ¡pero es de cajón el argumento! ¿No?

Me podríais preguntar: Y tú ¿crees en el Big Bang?.

¡Pues no sé! No es algo que pueda comprobar revisando esa teoría como se revisa un contrato que uno va a firmar, incluyendo la letra pequeña ¡Es que se parece muchísimo a un dogma de fe! Ergo, no tengo razones para aceptarlo ni para rechazarlo.

Y ¿qué te parece, a ojo?

¡Pues no me convence!

Estoy más con el astrónomo Fred Hoyle, que fue el que inventó el concepto Big Ban, más bien de cachondeo.

Hoyle creía en la teoría del Universo Estacionario. Según la cual el Universo siempre ha estado como está ahora y siempre estará así. Que no hay un único big bang, sino que hay muchísimos, porque los astrónomos pueden retratar explosiones colosales de supernovas, estrellas y galaxias por el estilo.

Y que las estrellas se separan, como parece ¿no indica que hubiera un inicio del Universo?

No lo veo claro.

Porque primero tienen que "medir el Universo" ¿Lo han medido bien? ¡Pues no sé!
Luego tienen que calcular la velocidad de expansión del Universo ¿Lo han calculado bien? Pues tampoco lo sé.

Y a partir de esos datos, tienen que calcular "marcha atrás" el momento inicial del Universo. Pues si lo han calculado bien o mal es algo que está fuera de mi alcance. Ergo si me lo creo es como se creen los "artículos de fe". Por lo tanto ¡estamos en las mismas!

Lo que creo es que tanto los doctores que tiene la iglesia como los que tiene la ciencia ¡tienden a pasarse un pelo!



miércoles, 14 de marzo de 2018

Imágenes del I CHING.



DIGRAMAS EN BLANCOS Y NEGROS.

El I CHING es un sistema oracular chino en el que las figuras esenciales son los HEXAGRAMAS, compuestos por 6 segmentos de rectas apilados. Como esos segmentos pueden estar enteros o partidos, resultan 64 dibujos distintos, que se emplean para adivinar en qué ha de quedar lo que en el presente está en curso.

El empleo que le doy al I CHING no es el genuino sino como base de inspiración para producir cuadros, como han hecho algunos autores: Julio Plaza, Elena Asins, José María Iglesias y otros. 

Los HEXAGRAMAS están compuestos por dos TRIGRAMAS. Formados, cada uno de ellos, por tres segmento apilados, que también pueden estar enteros o quebrados.


Figuras secundarias del sistema son los DIGRAMAS. Compuestos, cada uno de ellos, por dos segmentos, uno sobre otro, que también pueden estar enteros o quebrados.

La ilustración anterior  es un esquema de 64 cuadros de 40 x 40 cm. basados en los 64 hexagramas del I CHING que ya tengo realizados, y ahora anuncio una obra en 4 piezas que estoy en vías de realización. , basada en los 4 digramas.

Los DIGRAMAS están compuestos por dos MONOGRAMAS.

Un MONOGRAMA se corresponde a lo que en nuestra cultura son términos excluyentes, como "sí" y "no", "cara" y "cruz" o "blanco" y "negro".

Los DIGRAMAS tendrán 2 clases de SÍ y dos clases de NO. Dos clases de CARA Y 2 clases de CRUZ. O dos clases de BLANCO y dos clases de NEGRO.

Y habría 4 clases de DIGRAMAS:

CARA/CARA; CRUZ/CARA; CARA/CRUZ; CRUZ/CRUZ.
o
SI/SI; NO/SÍ; SÍ/NO; NO/NO.
o
BLANCO/BLANCO; NEGRO/BLANCO; BLANCO/NEGRO; NEGRO/NEGRO.

Me preguntaréis: ¿Cómo son esos DIGRAMAS que quieres pintar?

Pues son 4 cuadros. De tamaño, más o menos, DIN A 1, o sea 60 x 85 cm., en vertical. En tela de lino encolada, o sea que no tiene pigmento blanco ni de ningún otro color, solo el propio del lino y estirada cada una en su bastidor.

Los cuadros están divididos en dos mitades, una superior y otra inferior.

Cuadro 1º: En la parte superior una clase de blanco, blanco de cinc, y en la inferior otra clase de blanco, blanco de titanio.

Cuadro 2º: En la parte superior una clase de negro, negro humo y en la inferior blanco de titanio.

Cuadro 3º: En la parte superior  blanco de cinc y en la inferior negro marfil.

Cuadro 4º: En la parte superior negro de humo y en la inferior negro de marfil.

Luego hay 4 colores: blanco de cinc, blanco de titanio, negro humo y negro marfil.

¿Dos blancos y 2 negros con distinta composición?

No, porque si la composición es distinta los colores también lo son.

Recordemos cuál es la razón de ser de los colores:

Se ven los colores porque la luz que reflejan los objetos queda privada de parte de las radiaciones, que las retiene el objeto para su propia economía, se podría decir, reflejándose tan solo la parte rechazada. O sea que el color de un objeto es el correspondiente a la radiación desechada.

Y si se ve un objeto de un color: rojo, naranja, amarillo etc., es porque tal objeto ha absorbido las radiaciones correspondientes al color complementario del que se ve. Son complementarios rojo y verde, amarillo y violeta y azul y naranja.

Pero si no se le priva de ninguna radiación se ve blanco. Y si se le privan de toda las radiaciones se ve negro.

Teniendo en cuenta que el espectro visible comprende una parte mínima del espectro total electromagnético, podemos inferir que cuando vemos una sustancia blanca, no es que refleje toda la luz que recibe, sino que, como siempre, hay una parte absorbida y otra reflejada, pero que resulta invisible al estar fuera de la estrecha rendija visible. Ergo el blanco de cinc y el de titanio tendrán colores ¡que nosotros no podemos ver! pero que, a lo mejor ¡podrían verlo otros bichos! Porque, por ejemplo, está probado que las ovejas ven en la zona del infrarrojo, para la que estamos ciegos, y la abejas en la del ultravioleta, también vedada para nuestros ojos.

Como he dicho antes cuando una sustancia absorbe toda la luz que le llega, las ondas largas, medias y cortas, se ve negra. Pero claro, no se ve totalmente negra.

¿Se puede ver algo totalmente negro, absolutamente negro?

Sí que se puede, mirando el interior de un CUERPO NEGRO.

¿Y qué es un cuerpo negro?

Es un bloque de grafito en el que se ha escavado un hueco esférico dejando un pequeño agujero. Si uno mira por ahí se ve absolutamente negro, porque la poca luz que se cuela por el agujero queda absorbida por la pared curva donde va rebotando y debilitándose hasta extinquirse.

Se puede construir un "cuerpo negro" ¡totalmente eficaz! muy fácilmente: Se coge una lata vacía de cerveza o de refresco, luego se le echa un poco de pintura negra, se agita bien para que quede pintada toda la lata por dentro ¡y ya está! un cuerpo negro prácticamente gratis.

Volvamos a las pinturas negras que son de carbono.

No hay solo dos sino tres formas alotrópicas del carbono: el diamante, el grafito y los forulenos.

El diamante no sirve para pintar ¡ y menos mal! porque es carísimo.

El grafito es lo que forma el carbón. Bien sea el derivado de la combustión parcial de madera o de huesos. El negro marfil se obtiene de quemar huesos desgrasados, no de marfil, como su nombre, erróneamente, indica.

El negro humo está compuesto de hollín, que es la condensación del humo que se desprende de la combustión de cera, parafina o aceite. Y se ha descubierto recientemente que las moléculas de hollín están sueltas, formando un polvo finísimo, que puede aglomerarse circunstancialmente pero no estructuralmente como en el diamante y el grafito. El hollín esta compuesto por forulenos.

En la estructura molecular del diamante los átomos de carbono están en los vértices de una red tridimensional cúbica. Y como esa es una configuración prácticamente indestructible es extremadamente duro.

En la estructura molecular del grafito los átomos de carbono están en los vértices de una red bidimensional cuadrada. Y un trozo de grafito es una acumulación de planos con fuerte cohesión dentro de cada plano (esa cualidad da lugar al grafeno, material recién descubierto que despierta grandes expectativas.) y poca cohesión entre los diversos planos. Al resbalar fácilmente unos sobre otros se puede dibujar con lápiz o con carboncillo.

La estructura de los forulenos, recientemente descubierta, es la acumulación, sin orden ni concierto, de bolitas, o de cilindros, infinitamente pequeños formados por átomos de carbono en una disposición muy parecida a la de los vértices que determinan las piezas poligonales de cuero que forman un balón de futbol.

Ergo el negro marfil y el negro humo serán de carbono los dos pero son distintos y se ven ligeramente distintos.


Y cabe preguntarse: ¿Todas estas disquisiciones teóricas y técnicas tienen relación de causa efecto sobre el valor artístico de la obra proyectada?

¡Pues no! Porque el valor artístico es inefable, totalmente subjetivo, y el artista propone y el amateur dispone. Porque en el terreno del arte lo apodíctico está fuera de lugar.



En el momento en que escribo esto ni siquiera tengo los soportes en mi poder, que los están haciendo ¡pero ya tengo los bocetos! cuya foto muestro a continuación.







lunes, 12 de marzo de 2018

No es lo mismo enero que febrero!



CULTURA HISPANA VERSUS CULTURA HISPÁNICA.

Cultura hispana y Cultura Hispánica no son sinónimas ¡ni mucho menos!

Cultura Hispánica es irreal por pretenciosa y falsa.

Cultura hispana es real, por humilde y verdadera.

Cultura Hispánica es relativa a un imperio, que si existió ya no existe.

Cultura hispana es una realidad ineluctable. Es la de la gente que habla y piensa en español, o castellano.

Cultura Hispánica es un concepto franquista, ampuloso y alienante porque parece interesado en revivir un cadáver.

Cultura hispana es un concepto inicialmente despectivo creado por los gringos para designar la etnia, por ellos despreciada, de los hispanos. Que se va elevando y saliendo de su histórica postración de modo imparable.

La Cultura Hispánica pretende situar en España su centro de gravedad. Pero como no está en España  fracasa inevitablemente.

La cultura hispana tiene un centro de gravedad incierto, difuso. Puede que esté en México, o en Buenos Aires ¡o en Nueva york! O puede que no tenga centro de gravedad.

La Cultura Hispánica está ligada a una frustración, la relativa al "ya no es".

La cultura hispana ES. Y lo seguirá siendo durante mucho tiempo.

El papel de España siempre ha sido menor de lo que se solía inferir. Porque fue sobre todo el sitio donde estaba Madrid. Y Madrid el sitio donde estaba el palacio real o casón donde estaba el rey y la administración real.

No obstante España fue la semilla de esa tremenda realidad, suministrando su gente, su lengua y su cultura. Pero enseguida la América de habla española se configuró autónomamente, implantando esa cultura, vía religiosa principalmente, a toda la población.

A los nativos los maltratarían a veces y a veces no, pero siempre lo incluyeron en el proyecto, nunca se desentendieron de ellos, lo prueba el que nunca se establecieran reservas para indios.

Pero el problema para España es que hoy vive arrinconada en esta esquina del viejo mundo. Marginada por unos vecinos que hablan otras lenguas, y tienen otros paradigmas. Separada por todo un océano de los suyos, de los que hablan su propia lengua y piensa como ellos piensan. Amada y odiada por estos, a partes iguales.