Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

lunes, 20 de noviembre de 2017

Cumpliendo ¡que es gerundio!


GOZOSO 20 N

En general el 20N es una fecha oscura. No para nosotros ¡que es una fecha luminosa!. especialmente este año que se cumplen 50, nada menos, de cuando nos casamos.

¿Qué más puedo decir?

Pues podría decir muchas cosas, pero no voy a decir mucho más ¡No es necesario! Salvo que en el famoso tango se quedaron cortos ¡Porque 50 años no es nada! Por no ser ni siquiera es volver, porque no nos hemos movido de aquí ¡y tan a gusto!

Unas hijas adorables, unos nietos de locura, unos yernos ejemplares, unos parientes entrañables y unos amigos primorosos.

No es tópico ¡Es un consuelo! porque vivir es la felicidad caminando por un campo de minas.

Y no podemos olvidar a tanta gente querida que en ese medio siglo se ha quedado en el camino. Por lo que hemos dejado muchos pelos en gatera ¡Pero aquí estamos! Con una sonrisa de oreja a oreja. De la mano de una chica que desde el mismo momento en que la vi me dije ¡no se me escapa! Y no se me escapó.

Lo dicho que ¡en esas estamos! que esto no ha hecho más que empezar, como aquel que dice.

¡HOY, 20 N de 2.017, es un día genial!


sábado, 18 de noviembre de 2017

Carta abierta a M G.


¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE LA CULTURA DE HUELVA?


Es lo que pregunta, así en general, mi amigo Marcos Gualda.

Y yo le respondo, aunque con poca autoridad.

Soy onubense pero no vivo en Huelva, y me dedico a la cosa cultural, puesto que soy pintor.

Antes era profesor, primero de Instituto y luego en la Facultad de Bellas Artes en la UCM. Ya no porque me han echado por viejo. Ahora tan solo soy pintor a tiempo completo, pero vamos ¡no me mato!.

Aunque alguna vez, últimamente, doy en el clavo, no me devora el éxito ni me ha devorado nunca, y ya estoy acostumbrado a navegar a contracorriente, y no me molesta nada. Como creo con Cézanne que hay dos clases de pintores: aprendices y farsantes y como soy de la primera de esa dos clases por eso estoy tan cómodo de estar como estoy.

Y vamos a lo que vamos:

¿Qué es la cultura de Huelva?

Pues es el conjunto de costumbres y de conductas de los onubenses.

Pero claro, cualquier onubense no las tiene todas. Y del abanico cultural se adscribe a unas y pasa olímpicamente de otras.

Por ejemplo: no me interesa la Semana Santa, ni el Rocío, ni el futbol, ni los toros. Aunque respeto todo eso, como no podría ser de otro modo. No soy "flamenco" para nada, pero me chiflan los fandanguillos. Y me gusta la pintura abstracta, la geométrica, el POP ART, las Instalaciones y el Arte Conceptual a veces ¡Nadie es perfecto!

¿Qué me gusta de Huelva?

Me gusta la luz, que es totalmente distinta a la de cualquier otro sitio que conozco. Me gusta la gente, que también es distinta de toda la otra gente que conozco. Me gustan sus paisajes, especialmente los de las marismas y los pueblos de la Sierra, y esos espacios infinitos. Me gusta el mercado de abastos, que para mi modesta le da sopas con onda a la Boquería, y las cosas que en Huelva se comen. Y estoy persuadido de que Huelva es un verdadero paraíso. La ciudad de Huelva es muy extensa en relación al número de habitantes, está muy limpia y da gloria pasear por sus calles.

A la vista de todo esto cabría pensar que sus habitantes estarán locos de contentos ¡Y los hay! Sobre todo los que son de fuera y se han quedado en Huelva para siempre. Pero, por el contrario; observo que hay muchos onubenses insatisfechos, un poco descontentos y algo desconcertados.

¿Por qué?

Pues porque tienen una cierta insatisfacción cultural.

Y comparan la cultura onubense con la madrileña, por ejemplo, y se les encoge el ánimo.

¡Pues no es para tanto!

Porque la cultura madrileña no es para uso y disfrute exclusivo de los madrileños. De ser así ya podrían cerrar "Rey león" porque seguramente todos los madrileños que pensaban ir ya habrán ido. Y las exposiciones que hay, actualmente, por ejemplo: Alphonse MUCHA en el Palacio de Gaviria, William MORRIS en la Fundación March, PICASSO y LAUTREC en el Thysen, ZULOAGA en Mafre, etc. son para los madrileños, que tengan tiempo, y sobre todo para todos los que van a Madrid de toda España y del extranjero.

Por esa regla de tres la cultura de Huelva, como la de cualquier otra capital de provincia española, será la correspondiente a las necesidades particulares de los habitantes de Huelva y de su provincia ¿Y si quieren ver a MUCHA, a PICASSO, a LAUTREC, y a ZULOAGA? ¡Pues que vayan a Madrid!

¿Y cuál es la cultura correspondiente a las necesidades culturales de los habitantes de Huelva y su provincia?

¡Pues, básicamente la que producen los artistas onubenses!

Y el público en general tendría que estar al loro de lo que se le ofrece: Los espectáculos teatrales y musicales, las exposiciones, las conferencias, etc. ¡y asistir! Porque de no asistir en el pecado llevarían la penitencia. Y también los justos, los artistas, pagarán por los pecadores.

¡Y sobre todo disfrutar de lo que tienen! y no ignorarlo como si no lo tuvieran y dejar de llorar amargamente por lo que no tienen al alcance de la mano. En tal caso habría que moverse y buscarlo en otro sitio.




miércoles, 15 de noviembre de 2017

El código desvelado.

ALFABETO  MARINERO.

Ya tengo en la rampa de despegue mi próxima exposición. Porque todo está ya previsto.

Tan solo quedan por hacer las obras, 26 piezas de dos metros por uno-veinte. 

O sea que tengo,  por lo menos, todos los bocetos, a falta la mera realización. Y también falta una sala que, a ser posible, tenga connotaciones náuticas .

También tengo a punto la introducción.

Las piezas están hecha de tela, de loneta, de diversos colores. 5 en total: rojo, amarillo, azul, blanco y negro, que resulta que es la gama principal de colores de los chinos. Y no tendrían bastidor, porque les darían una indebida rigidez .

¡Y nada más! a continuación muestro la introducción, en letras azules para diferenciarla de este texto, y las fotos de los 26 bocetos.

TRADUCCIÓN.

Esta propuesta, titulada "Traducción" tiene algo de lo descrito en un pasaje de la famosa novela "Planilandia " de Abbot porque se asemeja a la que hicieron aquellos reformistas de ese libro para facilitar el reconocimiento de los personajes de aquella extraña sociedad.

Es conocido que en esa novela se describe un mundo bidimensional poblado por gente poligonal. Aunque sea cierto que nos es fácil distinguir triángulos, cuadriláteros , pentágonos, hexágonos etc. resultaría mucho más difícil identificar esas figuras si se está inmerso en el mismo medio bidimensional, porque todas se verían de perfil. Y solo si estas figuras giraran ante los ojos del observador o si este gira en torno a ellas, contando sus lados y sus vértices, podría identificarlas. Para facilitar esa situación los partidarios de vulgarizar la identificación propusieron pintar cada lado de los polígonos con un color diferente.

También es difícil identificar las letras expresadas con el código de banderas marítimas, salvo que se aprendan de memoria, porque en nada se parecen a las letras del abecedario, que representan. Mi propuesta consiste en forzar un poco las formas de esas banderas hasta hacerlas parecidas a las letras del abecedario, y con ello reconocibles.

Pero con ello no pretendo modificar el código vigente ¡sería imposible! Además me expondría a ser perseguido por sedición como aquellos reformistas de la novela.

¿Qué fin persigo entonces?


Pues un fin puramente estético. Apropiarme en parte del fuerte contenido estético de esas banderas, como en su día hiciera el memorable pintor Eduardo Sanz, al que tengo el placer de homenajear con este trabajo. 

































Este también es un caso de extraño realismo. * Porque estas piezas representan, muy verazmente, banderas, aunque no lo sean verdaderamente porque al estar compuestas de dos o más telas superpuestas resultan demasiado pesadas para ser banderas. Más bien serían reposteros.

Pero además de la materialidad de la tela tiene el rasgo realista de que se desvela la realidad los significados, evidente para  los navegantes pero críptico para el profano.

* www.tomasgarciaasensio.com/colecciones/realismo.htm






lunes, 6 de noviembre de 2017

Lo mío mío y lo tuyo de ambos.

INDEPENDENCIA ASIMÉTRICA.

Los independentistas catalanes lo que quieren es una independencia asimétrica. O sea que Cataluña sea independiente de España pero que España no sea independiente de Cataluña. Que dependa de ella.

Veamos si no es así:

Le he oído muchas veces a Junqueras que lo que quieren es que Cataluña sea una república soberana e independiente de España, pero que sus ciudadanos tengan doble nacionalidad, conservando la española.

Eso conllevaría que los catalanes, por tener ciudadanía española, tendrían representantes en el parlamento español y lo condicionen en la misma medida que lo condicionan ahora ¡que no es poco! Mientras que los españoles, que no habiten en Cataluña, no participarían en las elecciones catalanas y no tendrían representantes en el parlamento catalán, y nada tendrían que decir allí. Los españoles de Cataluña gozarán de todos los derechos propios de los españoles en todo el territorio español, mientras que los españoles que no fueran catalanes serían plenamente extranjeros en Cataluña y no gozarían de los derechos propios de los nacionales de ese país ¿no sería una situación asimétrica o no recíproca?

Y es que actualmente en las elecciones españolas los españoles que residen en el extranjero, con o sin doble nacionalidad, participan en las elecciones españolas. Ergo es por eso que pasaría, si no se le pone remedio, lo que estoy diciendo.

No me parece justo ni razonable.

Lo justo y razonable sería que una Cataluña independiente fuera verdaderamente independiente de España. Como lo es Portugal, por ejemplo. Y los ciudadanos catalanes no tienen que por que ser españoles, como no lo son ni los mexicanos, ni los argentinos, ni los cubanos etc., aunque hace algo más de uno o de dos siglos todos ellos lo fueran ¡Cada mochuelo en su olivo! Y no es que yo los eche. Son ellos los que se quieren ir, pero sin soltar la presa ¡Es un abuso!


Porque si alguna ventaja tendríamos los ciudadanos españoles de una independencia fetén catalana sería que nos veríamos libres de la agobiante retórica independentista. Pero es que según sus planes ¡ni eso!


viernes, 3 de noviembre de 2017

Van a terminar con una mano delante y otra detrás.

LA PARÁBOLA DE LA ORACIÓN EN EL HUERTO.

Hace ya muchos años me contaron un chiste que le viene como anillo al dedo al asunto catalán.

Dice que en un pueblo muy agrícola estaba un domingo predicando en misa el cura y su sermón tenía una especie de estribillo: ¡Qué paciencia la de nuestro Señor Jesucristo!

Decía el cura:

Llegó Jesucristo al Huerto de Getsemaní acompañado de sus doce apóstoles, de la Virgen María y muchos pariente suyos cuando irrumpió una multitud de judíos corriendo e insultándolo. 

¡Qué paciencia la de nuestro Señor Jesucristo!

A continuación llegaron en tropel los fariseos empujando e insultando a nuestro Señor Jesucristo y a los apóstoles.

¡Qué paciencia la de nuestro Señor Jesucristo!

Forcejeaban los intrusos con los apóstoles arrastrándoles por el suelo y golpeándoles.

¡Qué paciencia la de nuestro Señor Jesucristo!

Luego llegó un batallón de romanos atropellándolo todo y prendieron a Jesús.

¡Qué paciencia la de nuestro Señor Jesucristo!

Y en ese punto un cateto de ese pueblo exclamó airado:

¡Paciencia la de Jozemanín, que le pizotearon to er güerto!

Pues eso, que con la pugna de los independentistas por un lado y los constitucionalistas por otro está quedando Cataluña hecha una pena.

Ya se han pirado los dos grandes bancos que tenían. Se ha marchado la dirección de un montón de empresas, y como esto siga así se irán las plantas de producción. Y muchas de las industrias que aún no se han marchado se acabarán yendo.

Previamente les habían declarado la guerra a los turistas.Y como si fuera poco anuncian una huelga general. 

O sea que con la parábola de marras me he quedado más bien corto.





sábado, 21 de octubre de 2017

Contra la ofuscación:


¡FALTA MÍSTICA!

No sé exactamente qué es la mística. Sé lo que a mí me parece que es la mística, pero me ha dicho mi amigo Pedro, que es un prestigioso filósofo especialista en la obra de María Zambrano, que es autoridad en el tema, que estoy en lo cierto. Así que allá voy!

Yo no veo misticismo en Santa Teresa ni en San Juan de la Cruz, veo en ellos un metafórico y sublimado salimiento divino, pero no veo misticismo.

Me voy a explicar con una imagen: una esfera o una circunferencia.

Una circunferencia es una línea que rodea parte de una superficie, que es un círculo, que tiene un centro. y una esfera una superficie que rodea parte de un espacio tridimensional que también tiene un centro. En tales centros se aloja la mística.

En la circunferencia o en la superficie esférica está la realidad fenoménica. Y cada punto es una realidad distinta de la de todos los demás puntos, de todas las demás realidades. Cada punto es distinto de cualquier otro, tanto de los más cercanos como de los más lejanos. La circunferencia y la esfera son reinos del solipsismo. Nada se relaciona con nada ¡Pero es la pura realidad! Malamente perceptible, totalmente inmanejable pero absolutamente real.

Para buscar relaciones, parecidos o diferencias hay que salir de la realidad y bucear en el interior del círculo o de la esfera y reconocer "aboles filogenéticos". Vemos, o mejor dicho, determinamos, por ejemplo, que todos los hombres y todas las mujeres participan de una común humanidad. Y que un poco más hondo se enraíza con los monos, por ejemplo. Que más hondo están enraizados todos los vertebrados. Que más hondo tenemos raíces comunes con los cordados: lampreas, gusanos y ascidias que forman racimos pegados al fondo del mar con más pinta de vegetal que de animal. Y así podemos seguir profundizando y descubriendo parentescos insospechados. Pero ¡ojo! eso no es la realidad. Sirve para manejarse uno con la realidad pero no es la realidad. Porque no hay más realidad que la periférica.

En el centro mismo de esa esfera o de esa circunferencia cuya "sustancia" es metafísica, más allá de la física, que es la fenomenología, está, ya digo, la mística. En ese lugar algunos colocan a Dios. Pero los hay, algunos sufíes, que consideran que Dios es la primera fenomenología ¡que tiene tela!

El auténtico meollo, el auténtico centro ni tiene nombre, y nada se sabe de él ni tiene manifestación alguna. Ese meollo tampoco es real. Pero sirve para vérselas uno con la realidad. Porque es como una potentísima lupa con la que se puede distinguir lo que es de lo que no es y relativizarlo todo. Es la sublimación de la metafísica. Y la metafísica se practica cuando se emplea el verbo SER.

Moraleja: si nos quedamos en la mera circunferencia, o en la mera superficie esférica y no salimos de esa realidad nos aguarda la total incomunicación. Pero si buceamos un poco vemos que todo se relaciona con todo, y que esas barreras infranqueables son pura patraña. En plan kantiano: en la periferia están los fenómenos y en el interior los nóumenos, Los fenómenos son verdaderos pero inabordables salvo que se recurra a los nóumenos, que no son verdaderos ¡y no se pueden tener por verdaderos! que eso conduce a la catástrofe.

Entonces ¿qué?

Pues que vivimos en una incertidumbre. Que la cultura es de natural fantasiosa, que nunca podremos estar seguros de nada y agarrarse a cualquier certidumbre es aliarse con la locura.

Me preguntaréis ¿es seguro eso que dices?

Pues no, porque es un entramado de nóumenos y esos nunca son seguros.

Ergo Don Pedro llevaba razón: vivimos en un sueño y el despertar es morir para siempre.

Me diréis ¿a qué viene ese sermón relativista?

Pues viene a que ya me agota tanto absolutismo, tanta noticia de gente tan segura de la certeza de sus ideas, y de que sus nóumenos son verdaderos, cuando -por definición- no lo son. Y eso nos lleva de cabeza al fenómeno fatal.

¡Y esa catástrofe sí que es verdadera!


miércoles, 18 de octubre de 2017

Consumados sofistas.

LO PRIMERO ES LO PRIMERO.

Os voy a contar un chiste. Un poco basto, pero ilustrativo.

Una multitud desbocada huía corriendo por una calle.

¡Qué pasa! ¡Qué pasa!

¡Corre! ¡corre!

¡Pero qué pasa?

¡Corre!

¡Pero ¿por qué?

¡Porque viene un gigante cortando huevos a quienes tengan tres!

¡Pero si yo solo tengo dos!

¡Corre que primero los corta y luego los cuenta!

Bueno, pues algo así es lo que hacen los independentistas catalanes. 

Primero rompen con el estado español, al no reconocer su autoridad, y luego se embarcan en un proceso independentista de todos conocidos, cuya guinda es la chapuza de referéndum igualmente conocida.

¡Pues no debería ser así! En todo caso se rompe con el Estado después de consumada la independencia ¡No antes! Lo dicho: Primero los corta y luego los cuenta!

¡No debe ser así!

Es que de otro modo no se puede, dicen.

Pues así tampoco se puede.

Han conseguido los independentistas una mayoría en el parlamento, que va de la derecha pujolista a los anarquistas de la CUP pasado por Esquerra Republicana en una amalgama inestable, que milagrosamente funciona unida para declarar la independencia, que luego han maquillado con un referéndum infumable, y el president ha congelado los resultados a la espera de llegar a un críptico acuerdo, que de momento resulta indescifrable, con el Gobierno de la Nación. Porque se pongan como se pongan con España, y con el resto del mundo, tienen que contar.

Dice el president que mantiene en suspenso la declaración de independencia porque quiere que dialoguen.

¿Acerca de qué?

No lo dice. Hay que adivinarlo.

Adivinemos: Acerca del modo en el que el Estado acepte la independencia, parece.

No acerca de si procede o no procede la independencia.

Parece que no es de esto de lo que quiere hablar el president, porque según él el pueblo ya ha hablado ¡Y con qué piquito de oro!

Y mientras campean multitudes esteladas Cataluña se desangra.

Lo del independentismo catalán es típico de la regiones ricas que no quieren asistir a las pobres, como la Liga Norte y otras parecidas.

Pero en Cataluña no hay petróleo, ni minas de oro, ni de diamantes. Lo que hay son industrias. Pero "tienen patas" y pueden salir corriendo. Como están haciendo en estos días. Y el poderío catalán está llamado a disolverse como la sal en el agua.

¡Y mientras el presidente tocando el violón!